Pos. Equipo PJ Ptos. GD
1. Técnico Universitario 5 11 6
2. L.D.U.(Q.) 4 9 4
3. Universidad Católica 4 8 5
4. Macará 5 8 0
5. Guayaquil City 4 7 3
6. Independiente 4 7 1
7. Barcelona 4 5 0
8. Mushuc Runa 5 5 -2
9. El Nacional 4 5 -2
10. Orense 4 5 -3
11. Emelec 4 4 2
12. Deportivo Cuenca 4 4 0
13. Olmedo 4 4 -3
14. L.D.U.(P.) 5 4 -4
15. Delfín 4 3 -3
16. Aucas 4 3 -4
Pos. Equipo PJ Ptos. GD
1. 9 de Octubre 2 6 3
2. Manta F.C. 3 4 0
3. Atlético Santo Domingo 3 4 -1
4. Gualaceo 2 3 3
5. Fuerza Amarilla 2 3 2
6. América 2 3 0
7. Santa Rita 2 3 -1
8. Atlético Porteño 2 3 -1
9. Chacaritas 2 3 -2
10. Independiente Juniors 2 0 -3
Pos.   Nombre Goles
1. Cristian Martínez 7
2. Roberto Ordoñes 3
3. Nazareno Bazán 3
4. Michael Hoyos 3
5. Juan Herrera 3
6. José Francisco Cevallos Jr. 3
7. Henry Patta 3
8. Gustavo Alles 3
9. Gonzalo Mastriani 3
10. Francisco Fydriszewski 3
Pos.   Nombre Goles
1. Yordan Ayoví 2
2. Wilson Folleco 2
3. Walberto Caicedo 2
4. Sergio Mina 2
5. Santiago Rodrìguez 2
6. José Lugo 2
7. Javier Charcopa 2
8. Federico Haberkorn 2
9. Cristian García 2
10. Sergio Martínez 1

5:55 pm | 12 de Mayo del 2020
Futbolista asesinó a su hijo por tener síntomas de coronavirus

Javier Velasquez Redactor

Cevher Toktas, futbolista del Bursa Yildirim Spor, confesó haber asesinado a su hijo de apenas cinco años, quien había sido internado con síntomas de coronavirus, once días después de que se había determinado su muerte como natural.

Según detallan medios europeos, el niño ingresó a un hospital de Bursa (ciudad en el noroeste de Turquía), el pasado 23 de abril. Los médicos lo pusieron en cuaretena a ambos. En un momento, Toktas llamó a los médicos, porque su hijo tenía problemas para respirar. Tras ser ingresado en la unidad de cuidados intensivos, murió dos horas después.

Once días más adelante, el futbolista se entregó a la policía: confesó que lo había asfixiado y, según trascendió, dio una declaración escalofriante. “Puse una almohada en la cabeza de mi hijo, que estaba acostado boca arriba. Apreté durante 15 minutos sin parar. Mi hijo resistió un tiempo. Cuando dejó de moverse, saqué la almohada. Luego llamé a los medicos para que no sospechasen nada”, expresó.

“Nunca quise a mi hijo menor, desde su nacimiento. No sé por qué no lo quiero. La única razón de haberlo matado fue que no lo quise. No tengo ningún problema mental”, agregó. El delito en Turquía puede llegar a ser castigado con cadena perpetua.