Pos. Equipo PJ Ptos. GD
1. Macará 14 25 3
2. Aucas 14 23 2
3. L.D.U.(Q.) 14 22 4
4. Delfín 14 22 4
5. Emelec 14 21 7
6. Barcelona 14 21 4
7. U. Católica 14 19 0
8. Independiente 13 17 -1
9. Dep. Cuenca 14 16 -3
10. Técnico U. 14 15 -4
11. El Nacional 14 14 -4
12. Guayaquil City 13 8 -12
Pos. Equipo PJ Ptos. GD
1. Mushuc Runa 37 63 17
2. Fuerza Amarilla 37 63 6
3. América 37 61 19
4. L.D.U.(P.) 37 58 7
5. Olmedo 37 55 5
6. Puerto Quito 37 48 -3
7. Manta F.C. 37 46 1
8. Santa Rita 37 45 -13
9. Clan Juvenil 37 44 -8
10. L.D.U.(L.) 37 43 -9
11. Orense 37 41 -6
12. Gualaceo 37 33 -16
Pos.   Nombre Goles
1. Jhon Jairo Cifuente 31
2. Edson Montaño 23
3. Brayan Angulo 20
4. Juan Manuel Tévez 15
5. Carlos Garcés 15
6. Luis Chicaiza 13
7. Juan Luis Anangonó 12
8. Juan Ignacio Dinenno 12
9. Diego Armas 12
10. Efrén Mera 10
Pos.   Nombre Goles
1. Alex George 15
2. Luis Carlos Espínola 14
3. Orlen Quintero 12
4. Fabio Renato 12
5. Daniel Néculman 12
6. Arnaldo Gauna 11
7. Leandro Pantoja 10
8. Luis Alberto Bolaños 9
9. Gabriel Méndez 9
10. Esteban Rivas 9

11:26 am | 5 de Octubre del 2018
Guillermo Barros Schelotto arremetió contra Mano Menezes, el DT de Cruzeiro

Steven Soto Redactor

El cruce había comenzado en el campo de juego del Mineirao tras el empate que le había dado a Boca la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores, aunque el protagonista había sido su hermano Gustavo. En la conferencia de prensa posterior al partido, Guillermo Barros Schelotto arremetió fuerte contra el entrenador de Cruzeiro, Mano Menezes, quien había criticado el juego del equipo argentino.

Después del pitazo final del uruguayo Andrés Cunha, que selló el 1 a 1 que le otorgó el pase a Boca, Menezes cruzó a Gustavo Barros Schelotto mientras celebraba. “¿Vos vas a festejar la victoria? ¿No tenés vergüenza?”, le preguntó el DT brasileño. El ayudante de campo de Guillermo le respondió, aunque solo llegó a escucharse que le decía “maleducado”.

Consultado por un periodista brasileño durante la conferencia de prensa acerca de las palabras de su colega, Guillermo se tomó unos segundos antes de responder. Como si preparara el golpe verbal. “Me imagino que estaría enojado. Es verdad que nos defendimos, no tanto como Cruzeiro en Buenos Aires”, afirmó.